¡Más vale malo conocido…!

Hacía años que no escuchaba ese dicho tan popular ( lo de popular viene como anillo al dedo). Recuerdo a mi madre decirlo, a más de un profesor, adultos todos ellos, repetirlo una y otra vez, como si de una jaculatoria se tratase, cada vez que planteábamos alguna idea nueva, alguna alternativa que rompiese con la tradición. Algo lógico si tenemos en cuenta que la gran mayoría de nuestros mayores se habían criado en una sociedad asustada, condicionada, cuyo dirigente y acólitos se encargaron de grabar en el intelecto colectivo este maldito dicho popular ( insisto nunca mejor nombrado lo de popular).

RajoyRazonEstaba tomando un café en un bar del barrio. Miraba distraídamente el televisor que estaba fijado en la pared, al tiempo que tenía marcada a la persona que, sentada en una mesa, tenia el periódico del bar, para intentar cogerlo cuando terminará de leerlo. En una de esas, casi sin querer, estaba a menos de un metro, pude escuchar la frase:

.- ¡Más vale malo conocido, qué bueno por conocer! – Al tiempo que señalaba una fotografía en el diario. El caso es que me chocó escuchar la sentencia después de tanto tiempo, así que presté, maleducado por mi parte, atención al individuo, mientras se dirigía a su partener:

.- Lo que yo te diga Juan – insistía mientras golpeaba con el dedo índice de su mano derecha ( otra vez encaja la palabra “derecha” en este caso) sobre el personaje que aparecía en el periódico.

.- ¡Hombre José! – intentó quejarse Juan – es que llevan treinta años engañándonos y además se lo están llevando calentito. ¡Es que dan asco!

.- Y tu te crees que el “coleta” este no va a hacer lo mismo. Este es peor – decía con la voz alzada y un tanto ofuscado José – este es de ETA, es un dictador como Chaves y Fidel, este quiere destruir España.

.- ¡ Pero ! – intentó responder Juan

.- Ni pero, ni nada. Además sabes lo que te digo. – cortó en seco a su compañero de desayuno – ¡Más vale malo conocido, qué bueno por conocer!

En ese momento, un amigo que llegaba al bar, llamó mi atención. Entre el saludo, hacerle hueco y llamar al camarero, me olvidé de José, al que dejé salvandoEspaña, Andalucía y Jerez de ese “coleta” que tan malo era, pero que aunque fuera bueno, era un desconocido al que no había que darle oportunidad. ¡Más vale malo conocido, qué bueno por conocer! – decía él.

El nombre de José y el de Juan son ficticios. En el barrio serían claramente conocidos si los nombrara por los verdaderos. José tiene un trabajo “seguro”, con una remuneración mensual en torno a los 3000€ y su mujer algo similar. Los dos hijos se desplazan a una ciudad cercana, cada día, para asistir a un colegio privado. Los lleva una señora peruana que trabaja y vive en casa de José. Es fácil entender porqué José no está dispuesto a que algo cambie.

pabloiglesiasEl caso, es que a mí, en el fondo me da igual Pablo Iglesias (el coleta, como lo llama José). No deja de ser una persona más, con sus defectos y sus virtudes. A mis 46 años estoy curado de espanto (creo) y eso de líderes mesiánicos no va conmigo.

Sin embargo considero que a los corruptos (partidos y sus dirigentes) que engañaron a sus militantes incumpliendo por sistema sus programas electorales, a la vez que nos robaban a todos las personas que vivimos en España, debemos y podemos echarlos del gobierno y las instituciones.

Creo que a los que llevan décadas prevaricando en nombre de la democracia, llenando sus bolsillos de atrás de sobres “B”, o justificando facturas injustificables con dinero público, deben salir del gobierno y pagar en la cárcel por sus delitos. Incluso aquellos que los cometieron (bueno ella) en nombre del amor.

Me da igual el “coleta”, hay cosas en las que estoy de acuerdo con él, una gran mayoría, pero en otras no. Me da igual Pablo Iglesias. Pero no estoy dispuesto a que una familia sea desahuciada para que un banco se salve. No estoy dispuesto a que una persona pierda su trabajo o lo haga en precario para que la multinacional de turno pueda incrementar sus ganancias en paraísos fiscales , mientras aduce quiebra económica en un juzgado español. Pero sobre todo, no estoy dispuesto a que mis hijos paguen el expolio y el robo sistemático de una plaga de dirigentes políticos que han querido acabar con la democracia.

Es mi última opción. Democrática claro está.
Por mis padres.
Por mis hijos.
Por los necesitados.
Por mi.
¿Más vale malo conocido, qué bueno por conocer?
Yo digo:

¡No!

¡Más vale bueno por conocer, qué malo conocido! … y los malos, los ladrones a la cárcel.

PODEMOS cambiar las cosas a mejor.
Claro que PODEMOS.

Anuncios

Acerca de Santiago TO Santiago

La vida te mata y te da vida... las autopistas se convierten en veredas que obligan a sacar lo mejor de tí....
Esta entrada fue publicada en Santiago SIGUE TO Santiago y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¡Más vale malo conocido…!

  1. alvaro dijo:

    Hola Santiago, me encanto, un saludo

  2. Raquel dijo:

    Así es la cosa ,porque vaya miedo da el mundo que les estamos dejando a nuestros niños…a veces ,me planteo si lo que le enseño a mi niño,le va ha servir para algo realmente en el mundo en que vivimos.
    Aquí te dejo el premio que me toca repartiros a algunos ,muah!
    the-versatile-blogger-award.jpg 200×199 píxeles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s