Adiós

Sí estás leyendo esta carta es que finalmente encontré el valor para quitarme la vida y descansar. Cuando uno piensa en el suicidio como la única salida posible, es porque sencillamente todas las demás puertas están cerradas a cal y canto. Bueno, no soy un experto en suicidas, simplemente soy uno de ellos. Puedo asegurar que al principio me daba miedo, pero ahora que estoy escribiendo estas líneas, la paz perdida hace mucho tiempo vuelve a acompañarme.

Solo te pido que hagas saber al mundo porqué alguien como yo, alguien que era normal, con defectos y virtudes, con sueños y anhelos, con miedos e inseguridades, persona con ganas de vivir, ha acabado muerto por voluntad propia. Por favor, difúndelo, grítalo. No lo haga por mí, ya no hay remedio, hazlo por los que puedan estar viviendo una condena como la que me han obligado a cumplir.

Seguro que yo he cometido muchos errores, pero creo que ni la suma de todos ellos multiplicados por mil, merecían un castigo tan cruel. Hay culpables, porque aunque médica y jurídicamente certifiquen mi muerte como un suicidio, os puedo asegurar que es simple y llanamente un asesinato premeditado y con alevosía.

Haced llegar al puto Mariano, a la  puta Susana, a la más puta María José, a los putos políticos corruptos, a los putos banqueros que son mis asesinos. Sé que no tienen conciencia, ni pudor, ni vergüenza, que por un oído les entra y por el otro les sale, pero me da igual, que se enteren de que son unos asesinos.

Tantos años estudiando, tantos años trabajando, jamás dejé de pagar un impuesto, ni la hipoteca, ni la luz, ni el agua, ninguna factura, para que esos sinvergüenzas, cabrones y corruptos, esclavos del capital destruyan de la mañana a la noche tantos años de trabajo y esfuerzo.

¿Crisis? Es una puta mentira, es su excusa, es su invento. Millones de personas engañadas, arruinadas, embargadas, sin casa, sin recursos, sin trabajo, sin dignidad, sin orgullo,  porque todo nos lo han robado esos hijos de puta.

Más de 20 años estudiando. Más de 20 años trabajando. Una mili de por medio para servir a este país de mierda, donde solo los corruptos tienen las de ganar. Toda una vida pagando y pagando y pagando para que rían de mí. Me han quitado el trabajo, me van a quitar la casa. Me quitaron a mi mujer que ya no soportaba más mi mal humor, mi desesperación, mi hundimiento. Me han quitado a mis hijos que se avergüenzan de su padre borracho. Me han cortado la luz, me han vaciado la nevera, me han robado la esperanza, la fe, la ilusión, el amor. No me han dejado quitarme la vida, porque sé que cuando me ponga la soga al cuello estaré cumpliendo la condena que esos políticos corruptos  me han impuesto.

Ahora solo quiero descansar, solo eso, no puedo más.

Adiós.

SCG

Anuncios

Acerca de Santiago TO Santiago

La vida te mata y te da vida... las autopistas se convierten en veredas que obligan a sacar lo mejor de tí....
Esta entrada fue publicada en Santiago SIGUE TO Santiago y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Adiós

  1. Guillermo Soto Garcia dijo:

    Aunque tu eres mas fuerte que todos esos hijos de putas, cabrones, se sabe por los medios de comunicacion que otros muchos si han sucumbido y se han suicidado de verdad, la justicia terrenal, ya lo dijo alguien, es un cachondeo, esperemos que no pase lo propio con la divina, porque si asi fuera, entonces, !!!apaga, y vamonos¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s