Hoy es mañana

Mañana. Eso me dije ayer. Hoy es mañana. Me levanto. Un día más por delante. La rutina me permite funcionar. Ducha. Niños al colegio. Desayuno. Trabajo. Monótono trabajo. Bendito trabajo. Algunas risas. Confidencias. Rutina. Almuerzo. Trabajo. Rutina. Compras. Recoger a los niños. Rutina. Tareas. Preparar la cena. Algo de tele. Rutina. Mañana. Dormir. Rutina.

De vez en cuando, unos días más y otros menos, mi sueño aparece nítidamente delante de mi. En el coche. Es lo que más deseo en esta vida. En el trabajo. Es lo único que me mantiene vivo. En la calle. Es lo que quiero. En el supermercado. Es lo que debo hacer. Sobre todo al dormir. Pero solo dura un breve instante. El tiempo justo para que aparezca el miedo. Después se evapora.

El miedo me hace razonar. El miedo me baja a la tierra. El miedo me  ayuda a ser uno más. El miedo encuentra mi lugar. El miedo me llena de energía para acabar el día. El miedo me carga de razones para continuar la rutina. El miedo me ayuda a aceptar mi existencia. El miedo vive por mi. Bendito miedo.

Sin embargo, algo falla. Esos instantes, esos momentos, esos segundos, en los que mi sueño me habla, me grita, me chilla, me llama, esos segundos, esos momentos, esos instantes, son los más maravillosos de mi existencia. Todo pasa tan rápido, es tan fugaz, que no soy capaz de asegurarlo, pero aunque parezca una exageración, una barbaridad o una locura, en ese punto, todo es armonía. Solo es pensar en él y me convierto en una parte del universo, una pieza del puzle, más aún, me siento universo, me siento el puzle al completo. Pero entonces, llega, aparece, me rescata el miedo. Vuelvo a razonar. Vuelvo a mi rutina. Levantar. Duchar. Llevar. Desayunar. Trabajar. Reír. Conducir. Almorzar. Comprar. Leer. Recoger. Hablar. Cenar. Ver. Dormir.

sueñoEntonces, justo antes de quedarme dormido, el miedo duerme desde hace un rato, sin hacer ruido, sueño con mi sueño. Sueño con que pongo manos a la obra. Sueño con el camino que debo recorrer. Sueño con las dificultades. Sueño con los obstáculos. Sueño con las alegrías. Sueño con los soñadores que me encontraré. Sueño con mi sueño.  Mañana lo haré. Entonces, cuando estoy a punto de dormir. Me siento feliz. Me siento cielo. Me siento universo. Me siento único. Me siento amor. Está decido, mañana empiezo.

Mañana. Eso me dije ayer. Hoy es mañana. El miedo ya se ha levantado, le observo. El miedo ya se está duchando, espero mi turno. El miedo me espera en el coche para llevar a los niños al colegio y después desayunar y trabajar y reír y almorzar y comprar y …

Niños – llamo.

Niños – grito, el miedo me mira extrañado.

Hoy es mañana – les digo a los niños, les digo al miedo.

Ven tu también, se que vendrás, te acepto, te aceptamos – le dije al miedo, le dijo el universo al miedo.

Hoy.

Nota: ya me decís que pensáis. Un abrazo, Santi ( santiago.cordero@jerez.es , @santixerez en twitter o en facebook)

Anuncios

Acerca de Santiago TO Santiago

La vida te mata y te da vida... las autopistas se convierten en veredas que obligan a sacar lo mejor de tí....
Esta entrada fue publicada en Santiago SIGUE TO Santiago y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s