El mundo sobre patines y con auriculares

Al nacer, nuestros padres nos calzaban los patines. Es cierto que entonces nos era imposible rollear , pero era la forma de darnos la bienvenida a la vida. También nos colocan los pequeños auriculares, donde podemos escuchar todo tipo de música e información. Algunos viejos cuentan historias, creo que son inventadas, en cierta forma para hacernos reír o para reírse de nuestras muecas de sorpresa, que hablan de hombres sin patines y auriculares con cables. ¡Jamás he visto a nadie sin patines!

rollersNuestro mundo es una maravilla, aunque todo es mejorable. ¡Que sería de un mundo donde no pudiéramos avanzar, modernizar, embellecer! Cada día vamos a trabajar o a estudiar si eres pequeño. Hasta los 25 años seguimos el plan de estudio y formación diseñado por el Top.  Los último cinco son de especialización. El día después de cumplir los 25, tras la ceremonia del Adelanto, comenzamos nuestra vida profesional. Descansamos 2 de cada 25 cinco días y tenemos vacaciones 2 meses cada cinco años. No nos falta de nada, aunque como es normal, unos ganan  más que otros, ya que todo los trabajos no son iguales, ni la contribución a la sociedad de cada uno de nosotros es idéntica. Trabajamos hasta los 100 años, justo el día de nuestro centenario se celebra la otra gran ceremonia, la más esperada, la más deseada,  la que llamamos de la Acogida. Suele ser una ceremonia muy formal en su primer tramo, pero suele derivar en una fiesta desenfrenada, donde todos los invitados agasajan y se despiden del centenio. La ceremonia de la Acogida termina al alba, junto a las puertas del Centro de la Vida, donde las puertas se abren para recibir al centenio que desde ese momento formará parte del Top.

topfelizHuelga decir que somos un pueblo orgulloso, feliz, trabajador y con un gran sentido del grupo. En eso el Top hace una gran labor. Aunque por lo general vivimos de manera muy individual, a través de nuestros auriculares recibimos información constante que nos permiten tener una visión muy real y fidedigna de lo que sucede a nuestro alrededor, en nuestro mundo.  Si por algún casual se necesita nuestra colaboración, el Top nos la solicita y, por lo general, acudimos a la llamada coligada, que es como se le conoce, para contribuir.

La música es parte fundamental de nuestras vidas. Los auriculares nos permite elegir auricularescualquiera de entre los muchos canales existentes. La información es constante, pero breve, la música es perenne. Dependiendo de tu estado de ánimo, sueles sintonizar uno u otro canal musical. Al menos así lo hago yo. Es cierto que hay gente, según he podido conocer, que prácticamente solo escuchan un canal, pero son los menos. Otra cosa es el volumen. Personalmente, salvo contadas excepciones, mis auriculares suenan relativamente bajos, suaves. Suelo llevarlos en el nivel tres de los diez disponibles. Eso me permite poder conversar de vez en cuando con mis padres, mis hermanos, mi amigos o mis compañeros de trabajo.  Aunque siendo sinceros, por lo general preferimos hablar poco. Nos inclinamos por las miradas o por la sintonización en paralelo de canales. Si quiero evadirme, algo que de vez en cuando viene bien, llego incluso a colocarlos en el diez. Sin música no habría vida. Aunque no soy tan extremistas como los rigoristas que viven con los auriculares al diez, día y noche, aislándose del mundo y buscando su conexión espiritual con el Top.

Las leyendas del día de la conflagración, no se hasta que punto son reales. Por muchas vueltas que le he dado, jamás le encontrado verosimilitud alguna. Igual en el fondo hay algo que pudiera ser cierto, pero entre tanta falacia y embuste, es difícil descubrir algo de verdad. El caso es que los más viejos cuentan, que le contaron sus antepasados, que hubo un tiempo en que los hombres utilizaban los pies sin rollers. ¡Habrá cosa más absurda! Normalmente estas historias se cuentan el la ceremonia de la Acogida, cuando la fiesta se ha desmadrado más de la cuenta. Pues las leyendas cuentan más o menos, que esos hombres sin patines se enfrentaron entre ellos por no se que estúpida razón y finalmente se produjo una gran explosión. Los que quedaron con vida, liderados por un grupo de sabios, reconstruyeron el mundo y decidieron vivir sobre patines y no tocar más el suelo con los pies. Cómo podéis apreciar se trata de una historia bastante pueril. El caso es que desde pequeños, esa es la realidad, nos desplazamos sobre nuestros patines. Vivimos y dormimos con nuestros patines. La historia es mucho más larga y contiene muchas variantes. Cuentan que había una especie de patines gigantes capaces de acoger a varios hombres al mismo tiempo y otras estupideces por el estilo.

Sin patines tampoco habría vida. Yo poseo uno 80 pares distintos y estoy a la espera de que los nuevos modelos salgan al mercado para intentar comprar alguno más. El 80% de mis ingresos se van en patines, pero que quieren que les diga, cada par nuevo que adquiero me hace feliz. Pero esto no es ninguna singularidad, como yo, la gran mayoría vivimos por y para nuestros patines. En las últimas generaciones ha ido apareciendo un grupo de excéntricos, que son conocidos como Los Singulares, que aunaron su pasión por los patines y los avances tecnológicos en cirugía, para desarrollar unos rollers que sustituyen a los pies y que se implantan a la altura del tobillos. Al principio había dudas sobre esa práctica, pero el Top la consideró como una forma de sublimar la raza humana. La industria está continuamente evolucionando y diseñando nuevos modelos de patines para Los Singulares. Este grupo de fanáticos de los rollers ya alcanza el 10% de la población, por lo general la mayoría de ellos suelen llevar sus auriculares al máximo nivel.

Podría contaros más cosas, pero se me acaba el día y quiero aprovechar para salir un rato a patinar. Si queréis en otra ocasión os cuento más historias de mi maravillosos mundo. ¡Ah! se me olvidó presentarme. Cuando nacemos recibimos un nombre del Top, básicamente es una combinación de números y letras que permite una mejor identificación. El mío es J2HS1, aunque mi entorno me suele llamar J2. Lo dicho, hasta la próxima, si así lo queréis.

Nota: ya me decís que pensáis. Un abrazo, Santi ( santiago.cordero@jerez.es , @santixerez en twitter o en facebook)

Anuncios

Acerca de Santiago TO Santiago

La vida te mata y te da vida... las autopistas se convierten en veredas que obligan a sacar lo mejor de tí....
Esta entrada fue publicada en Santiago SIGUE TO Santiago y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s