Revolución

Todas las conversaciones son idénticas. Todas giran y giran en torno  a lo mismo. La crisis nos ha sumido en un círculo vicioso que nos atrapa más y más. Con razón, señalamos a los culpables. Sin razón, señalamos solo a unos cuantos culpables. He hablado con todo tipo de gente sobre la situación actual. Conocidos y menos conocidos, amigos y menos amigos, en la parada del autobús, en la puerta del colegio, en la calle, tomando un café, en la cola del supermercado, tomando una copa, incluso tomando varias copas. En el fondo, mismas palabras, mismos razonamientos y mismos culpables (que además lo son).

escrachesTristemente parece que estamos agotando toda esperanza, toda capacidad para sobrevivir. Afortunadamente parece que estamos agotando todas las posibilidades para seguir inmóviles, estáticos.

Me costaba, me cuesta, quizás por mi carácter, por mis vivencias o por mi educación, salir a la calle a reivindicar. Sería largo de analizar todos los motivos, el caso es que me costaba y me cuesta manifestarme en grupo.

Ahora, cuando la pobreza entra por nuestra puerta para quedarse a “malvivir” con tantas y tantas familias, es cuando estamos empezando a despertar. La crispación y la indignación no son las que provocan ese ruido de tripas y de estómagos vacíos.  Es el hambre la que provoca ese ruido en el vientre de muchos españoles. Ese hambre, la impotencia por encontrar un trabajo, los recortes en los servicios y la corrupción es la que está provocando la crispación y la indignación.

Es tiempo de la acción social. Es tiempo de la movilización. Es tiempo de reivindicar. Es tiempo de protestar. Es tiempo de luchar por nuestros derechos. Es el hambre, es la dignidad, son nuestros hijos los que están en juego. Es tiempo cambiar. Es tiempo de revolución.

Los culpables son los culpables y todos los sabemos. Esa es la trampa, nuestra propia trampa, la venda en nuestros ojos. Claro que políticos y banqueros (sistema capitalista) son los principales beneficiados, los más malos de la película, pero no lo únicos. En general, la mayoría de nosotros hemos jugado en el bando de los malos. Hemos sido felices con nuestras migajas, con nuestra parte del pastel.

Hace unas semanas, alguien le dijo a alguien, que no iría a ver la Semana Santa  porque no tenía dinero ni para una cerveza. La única semana al año en la que uno puede pasearse por las calles de Jerez desde la cuatro de la tarde hasta las tres de la madrugada sin necesidad de gastar un solo euro y ser al mismo tiempo inmensamente feliz.

Es tiempo de la acción interior. Es el tiempo de la movilización personal. Es tiempo de mirarnos. Es tiempo de cambiar nuestra forma de pensar. Es tiempo de una revolución interior.

¿Debemos luchar por nuestros derechos? Sin duda ¿Escraches? Sin duda y más. Aunque nos llamen nazis, etarras, violentos, acosadores esos “gobernantes” “salvadores” “corruptos” que viajan en coches oficiales y comen en restaurantes de lujo. Es el hambre, es la dignidad, son nuestros hijos, somos nosotros los que estamos siendo legalmente humillados, masacrados, vilipendiados. Escraches sí y más.

Pero si el objetivo es poder seguir organizando cumpleaños como si fueran bautizos, bautizos como comuniones, comuniones como bodas y bodas como banquetes reales, nos convertimos en esos reyes que denostamos, en esos políticos que nos indignan y en esos banqueros que nos venden preferentes y nos desahucian en el nombre de la ley y el orden.

IMG_3743Sin una revolución dentro de nosotros, no existe revolución fuera, aunque le llamemos así. Para revolución exterior solo hace falta hambre y alguien con don de gente que se suba a una caja y nos diga que hacer. El camino interior es infinitamente más complicado, más difícil, angustioso y sobre todo dolorosamente solitario. Aunque cuando menos lo esperas empieza a ser un camino cómodo, alegre, pleno, feliz… ¡Bueno! eso espero. De momento todo es oscuridad y tinieblas.

En fin, un desvarió más de este majareta que os quiere.

 

Nota: ya me decís que pensáis. Un abrazo, Santi ( santiago.cordero@jerez.es , @santixerez en twitter o en facebook)

 

Anuncios

Acerca de Santiago TO Santiago

La vida te mata y te da vida... las autopistas se convierten en veredas que obligan a sacar lo mejor de tí....
Esta entrada fue publicada en Santiago SIGUE TO Santiago y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Revolución

  1. Guillermo dijo:

    En la línea de la verdad, la autocrítica. La sinceridad, muy acertado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s