La carta y la piedra

26-10 CatedralCorría el verano del 91. Hacía poco que ya no trabajaba en la radio. Aquel director no quiso renovar mi contrato, no le gustaba ningún tipo de reivindicación, menos aún las de un “niño” como yo. Pasé de ser su apuesta personal a un juguete roto y rechazado. Tendría que aprender a tragar más, solía decir mi padre, un hombre criado en los duros tiempos de la postguerra.

Cada mañana, de aquellas largas vacaciones obligadas, salía a caminar con mi madre por la playa. Aquellas largas caminatas, aquellas conversaciones, aquellos ratos terminaron por devolverme la tranquilidad, la ilusión y la esperanza. Fueron casi tres meses andando con ella, por las mañanas, muy temprano y también muchos atardeceres. Mi madre me escuchaba, dejaba que me desahogara y de vez en cuando, decía lo necesario, lo adecuado. Caminamos mucho, hablamos mucho. Recuerdo que le encantaba recoger pequeñas conchitas, piedrecitas blancas que habían sido pulidas por el implacable e infinito movimiento de las olas del mar.

Enero de 2001. El periodismo solo tiene sentido si se sustenta en el rigor y la independencia. ¿Romanticismo? ¿Utopía? ¿Absurdo? Sí. Los acontecimientos, las presiones, los desencuentros editoriales, un par de llamadas de teléfono, un guión de última hora me hicieron tomar la decisión. Abandonaba, me marchaba, pedí mi excedencia, pero en el fondo, sabía que había cerrado otra etapa de vida profesional. Recuerdo el apoyo de mi mujer, el llanto de mi madre, la incomprensión de mi hermana, mis hijos jugando ajenos a lo que estaba pasando. Recuerdo las 80 llamadas en la primera semana tras mi salida de la tele. Las 40 llamadas en la segunda. Las 18 en la tercera. Las 3 en la cuarta…

26-10 misa peregrinosPasaban los años. ¡Cuánto crecen los niños! La Bahía de Cádiz luminosa, inmensa, cálida, preciosa. Luis se entretenía en la arena con sus historias. María recogía piedrecitas blancas para regalársela a su abuela. Al final, por uno u otro motivo, las piedrecitas acababan en mi casa. Cuantas risas, que buenos momentos en la playa viendo, viviendo los niños crecer.

Verano de 2012. Apuraba mis vacaciones en la playa junto a mis padres. Los mensajes empezaron a llegar al móvil. La lista, ya se conoce la lista. Maldito WhatsApp. La gente está llorando. Fulano está. Menganita ha caído… ¡Santi! Santi tu también…

¿Cuánto tiempo llevaría la piedrecita blanca allí? ¿Quién la habría cogido, María o mi Madre?  ¿Luis? Recuerdo que a veces él también jugaba a buscar guijarros blancos y pequeños. La cogí, la guardé en la mochila. No soy de muchos rituales, ya os lo conté, pero la metí por si acaso. Lo cierto es que no pesaba casi nada … o sí.

 

CRUZ DE HIERRO (17 de octubre de 2012)


CARTA A LA ALCALDESA DE JEREZ


26-10 La cartaExcma. Sra. Alcaldesa, Dña Mª J García Pelayo:

A finales de septiembre de 2003, con motivo de la presentación a la prensa nacional del CAI ( hoy PTA ), le dijo usted a una persona muy allegada a mi, que el discurso que le había preparado era el mejor que jamás había usted dado. Siempre le estaré agradecido por esas entrañables palabras, aunque siempre asumí que podían ser fruto de la emoción y de la hora. 

Aquellas palabras, como otras muchas otras que he escrito en el desempeño de mi trabajo, brotaban de mi mente. Debía ponerme en su persona, en su papel y diseñar el discurso más adecuado para el momento, el público y por supuesto, para usted.

Hoy vuelvo a escribirle, pero en este caso solo para que las lea. Estas letras no surgen de mi mente, las dicta mi corazón y deseo que al menos sirvan para cerrar positivamente una desagradable historia.

No pretendo hacer demagogia con respecto al ERE, ni mucho menos voy a enarbolar ninguna bandera reivindicativa, para ello os bastáis los políticos. No voy a discutir sobre si el ERE era o no necesario. Ni tan siquiera si debería haber sido mayor o menor. Lo hecho, hecho está y jamás he visto un político español rectificar.

Maquiavelo estaría orgulloso de vuestra lista del ERE. Ha sido una venganza, es mi opinión, que llevaba décadas de gestación en tu corazón. Eres muy inteligente. En el famoso saco de la polivalencia has podido meter a trabajadores que no os gustaban por sus colores políticos, a técnicos que a alguien les caía mal y un montón de inocentes, teóricamente evaluados de manera continúa. Coctel perfecto, imposible defender una presunta politización de la lista.

Me hiciste daño cuando vi llorar a mis compañeros que todavía no conocen los motivos para estar en la lista.

Me hiciste daño cuando, tanta y tanta veces, hablaste de enchufados y desprestigiaste a los empleados públicos. Solo ustedes, alcaldes y alcaldesas, firmáis contratos, incluida usted.

26-10 carta certificadaMe hizo daño Francisco Cáliz, un hombre con la vida resuelta y trabajador incansable, cuando nos dijo a varios compañeros y compañeras que el jamás había hecho evaluación o lista alguna y que Presidencia y Deloitte deberían responder de ello.

 Mi sentí impotente cuando Cáliz, un hombre mayor, no hacia nada por evitar esa injusticia contra trabajadores de su delegación.

Ese daño, esa impotencia, se convirtió en odio dentro de mi. Mi ser clamaba venganza. Pero afortunadamente me di cuenta de ello. Necesitaba darme distancia y tiempo para reflexionar. Mi futuro no merecía ser escrito en base al odio.

Hace un mes, casi unos 9 años después de escribirte aquel discurso, inicie el Camino de Santiago en Saint Jean Pied de Port, unos 800 kms hasta Santiago de Compostela. Distancia y tiempo para la reflexión, el encuentro, la búsqueda, para dialogar con mi crisis, mi odio, mi soledad, mi ilusión, mi esperanza, mi deseo, mi miedo, mi sueño, mi amor.

Estoy en el Camino fruto del odio y la venganza contra otros, injustamente, pero aquí estoy al pie de la Cruz de Hierro, con unos 600 kms recorridos a pie. Aquí y ahora cierro en mi ser este capítulo, esta historia. Tu odio no engendrará en mi más odio. Todo lo malo que este ERE ha creado en mi se queda en la piedrecita que he traído desde Jerez. 

Mi futuro, mis sueños nacerán de la ilusión, por mi familia, por mis amigos, por mi.

Desde la Cruz de Hierro deseo también que en todas tus futuras decisiones políticas y personales, tengas en cuenta el posible daño a causar, que sean guiadas por el respeto y el cariño a los demás. Deseo que la vida te sonría a ti, a tu hija y a los tuyos. Yo seguiré mi camino en paz, ahora a Santiago, después ya veré. 


Un beso, Santiago Cordero


SANTIAGO DE COMPOSTELA ( 26 de octubre de 2012)

EPÍLOGO:

26-10 La piedraYa estoy en Santiago. En el Monte del Gozo, cuando vi a lo lejos esta ciudad, empujé una piedrecita con el pie. Es muy parecida a la que dejé en la Cruz de Hierro. Aquí te la mando junto a esta carta. Si alguna vez tienes la necesidad de quitarte algún peso de encima, algo que quieras olvidar, mejorar, perdonar, carga la piedrecita en una mochila, camina, camina, camina y déjala a los pies de la Cruz. Seguro que te ayudará.

Hay que morir para renacer.

Muchos me ha peguntado en estos meses, si había obtenido algún tipo de respuesta, de contestación a la carta. No.

¿Qué habrá sido de la piedrecita blanca que encontré en el Monte del Gozo? ¿Qué habrá sido ese presente que el camino quiso regalarle a la alcaldesa?

26-10 amigosEl camino continúa. Sigo siendo un hombre en crisis, pero deseo vivir, vivir, vivir. El camino continúa, nuevos retos, nuevos proyectos, nuevas ilusiones. El camino continúa, el tiempo será el juez “supremo” que ajusticiará a los malditos. Yo por mi parte debo seguir caminando. Quiero seguir caminando. Quiero seguir creciendo. Quiero seguir riendo. Quiero seguir viviendo.

El camino continúa.

Santiago TO Santiago.

Anuncios

Acerca de Santiago TO Santiago

La vida te mata y te da vida... las autopistas se convierten en veredas que obligan a sacar lo mejor de tí....
Esta entrada fue publicada en Caminando y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s