El odio (Etapa 21 – 16 de octubre)

16-10 el ganso 2 ?Llevo años, como muchos de vosotros, cruzándome con Francisco Holgado y Antonia Castro, los padres del tristemente asesinado Juan Holgado. Más allá de las trágicas circunstancias que rodearon su brutal asesinato. Más allá del impacto social que causo este crimen. Más allá de la dimensión mediática que rodearon al caso. Más allá de la miniserie del televisión que convirtieron a Paco Holgado en Padre Coraje. Más allá de la familia destruida. Más allá del dolor. Más allá de todo eso, cuando me cruzo con Francisco o con Antonia, siento la necesidad de saludarlos, decirles un simple hola.

Los entiendo perfectamente. Con el padre he hablado poco, con ella, de tarde en tarde,  suelo intercambiar algunas frases.

–       ¿Cómo está señora?

–       ¡Ahí vamos!

–       Le veo buena cara – le digo sin saber que más decir.

–       No hijo, no – me dice ella.

La entiendo perfectamente. La tragedia sigue tan viva, tan presente en su cara. La entiendo perfectamente. Ahí sigue ella en su lucha diaria. Luchando por imposible. Luchando por la memoria de su hijo. Luchando por su honor. Luchando por ver metidos a los asesinos en la cárcel.16-10 hacia Foncebadon

Casi 20 años después, Antonia es, para muchos, un estorbo, una molestia, un incordio porque no supo pasar página, porque no supo rehacer su vida, porque vive su propia obsesión. Veo la cara de Luis o de María, mis hijos y la entiendo perfectamente.

Abandonamos Astorga con lluvia. Allí tuvimos otra despedida. íbamos camino de Foncebadón, el clima era frio, lluvioso, subíamos montañas, el otoño ya se hacía notar. Fueron etapas muy intensas, emotivas, en realidad todo el camino lo fue, pero en esos días los sentimientos más extremos, los más negativos bullían, hervían en mi interior.

Se trata, sin lugar a dudas, de una de las más poderosas fuentes de energía que tenemos. Llevo semanas, incluso antes de decidir aceptar esta aventura personal, reflexionando y viviendo esta fuerza brutal.

Cuando alguien hace daño a tus seres queridos o a ti, cuando te revientan, cuando te hunden, cuando te desprecian, cuando te anulan, caben dos posibilidades: Depresión o Acción. En esas condiciones, el ODIO, se me antoja como la gran solución para poder levantarnos, para aceptar la nueva situación y sobre todo para encontrar un nuevo sentido a nuestra existencia: la VENGANZA. Por momentos el ODIO nos reconforta, nos hace sentir poderosos y nos ofrece un objetivo vital.

14-10 tormenta 1El ODIO se asemeja a una gran tormenta, con sus truenos en forma de IRA y la lluvia constante y devastadora, capaz de arrastrar todo lo que se encuentra a su paso. Tormenta que puede crecer y crecer hasta convertirse en una borrasca, huracán o tsunami.

El ODIO nos convierte en poderosamente destructivos. Sabemos quien nos hizo daño, sabemos que debemos hacer, aunque para ello debamos sacrificar a los mismos seres queridos a los que creemos defender, nuestra propia felicidad que fue lo que siempre deseamos, porque el ODIO a cambio de tanta energía nos exige la vida para retroalimentarse.

El Camino de Santiago es largo, duro y en él aparecen tormentas. Estos pensamientos son frutos de horas de camino, de dialogo con mi crisis, de la observación de mis emociones, de analizar las energías que mueven mi espíritu y mi cuerpo. Esta cuestión da para mucho más, pero no es el momento…

Mañana es un día importante, la CRUZ DE FERRO, necesitaba compartir esta reflexión con vosotros.

Sigo andando, sigo disfrutando, sigo riendo, sigo sufriendo, VIVO y vosotros en mi mochila.

Besos desde el Camino!!!

SEE YOU…

Entiendo perfectamente a  los padres de Juan Holgado o los de Marta del Castillo. ¡Bueno! creo que son situaciones fáciles de entender para todos.16-10 foncebadon 1

También entiendo a mis compañeros del ERE, a todas aquellas personas que son victimas de cualquier tipo de abuso, de humillación.

Lo triste es que si quedamos atrapados por el odio, terminamos haciéndonos más daño incluso. La solución no es fácil y el proceso menos aún.

Pero los entiendo perfectamente porque esa mala mujer, sus secuaces, incluido ese colectivo que nos vendió por treinta monedas de plata, han hecho daño conscientemente y sin escrúpulos a mis hijos, a mi familia y a mi.

Entiendo perfectamente.

Nota: en negrita aparece el texto que escribí aquel 16 de octubre en la montaña, en Foncebadón, muy cerca de la Cruz de Hierro con la que me encontraría a la mañana siguiente.

Anuncios

Acerca de Santiago TO Santiago

La vida te mata y te da vida... las autopistas se convierten en veredas que obligan a sacar lo mejor de tí....
Esta entrada fue publicada en Caminando y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s