El camino duro … y recto (Etapa 15 – 10 de octubre)

10-10 calzada romanaSolo tenía un par de años mayor que el resto de la pandilla, pero parecía que tuviera cinco o seis más. Era el malo, iba de malo, le gustaba ser el malo. Antes de llegar a la adolescencia, a veces sacaba a relucir su ternura, no mucha, eso sí, porque entonces se le vería el plumero y dejaría de ser el duro del barrio.

Como no le gustaba jugar al fútbol, la mayor parte del verano no le veíamos, pero de vez en cuando aparecía para demostrar quien mandaba. Recuerdo una tarde que comandó al grupo, tendríamos entre 8 y 11 años, hasta una granja cercana para matar patos. Esa fue su ocurrencia y su orden. El iba a la cabeza y yo, muerto de miedo, cerraba el grupo. Cuando él se disponía a saltar la valla que daba acceso a la finca, apareció de la nada el dueño cogiéndole del brazo. En ese momento, nosotros parecíamos unos patos en desbandada.

Años después, regresaba a casa en ciclomotor tras terminar la jornada lectiva en la universidad. En una de las calles del barrio, apareció él y me obligó a detenerme. Hacía tiempo que no le veía, aunque conocía de sus andanzas por comentarios. No tendría más de veintiún años, pero parecía que tuviera cincuenta.

–Santi llévame a las Viñas, que me están esperando- me dijo.

La idea de montarlo en la moto y llevarle no me atraía, estaba algo preocupado, pero en el fondo no tenía miedo. Él era el jefe de la pandilla y jamás nos haría daño.  Íbamos camino 10-10 mesetadel quiosco de Inma, creo recordar que se llamaba así. Sus manos asidas en mis hombros, mientras yo conducía.

–       ¿De donde vienes? – me preguntó.

–        De la universidad, estoy estudiando una carrera- le contesté.

Guardó silencio hasta que estuvimos cerca de donde debía apearse.

–       Santi, yo estoy muerto. La puta droga. Tengo pendientes más de dieciocho años de cárcel. Tú sabes que no soy malo. Yo no tengo vida.

–       ¡Anda ya! –le dije sin saber que decir- seguro que sales de esta.

–       ¡Por favor, sigue estudiando! Hazlo por mi, aunque te cueste.

 

Se bajo y saludó a otros yonquis que por allí había.

 

10-10 Sal dañaEl CAMINO DE SANTIAGO es duro, largo, sufrido y ahora muy recto.

Nada de coger autopistas fáciles, ni caminos equivocados.

El CAMINO DE SANTIAGO es duro, largo, sufrido y ahora, recto a LEÓN.

Besos. See you.

Mi lucha interior continuaba (continúa) aquel 10 de octubre de 2012. Fue una jornada dura, monótona, pero al mismo tiempo de una belleza infinita. Al final del día, estaría a menos de un kilometro del albergue de Terradillos de los Templarios, me topé con esa señal en la carretera. Era la prueba evidente de que mi lucha interior y mi lucha exterior no habían terminado, sino que estaban en plena efervescencia.

Una tarde, ya estaba casado, pasé por el barrio, mi querido Pelirón, para ver a mis padres. Al bajar del coche vi a una vecina acompañando a un señor mayor en silla de rueda. Estaban tomando el solecito.

–       Buenos tardes – les dije, mientras pasaba camino de casa de mis padres.

De manera fugaz, lo percibí casi de reojo, el anciano esbozó una tenue sonrisa en los labios. Era la sonrisa del más malo y del más duro, así que no debía sonreír abiertamente. Frené en seco, me giré y allí estaba él. Consumido por el sida.

–       ¿Cómo estás?- le decía mientras me acercaba. Ahora reía abiertamente. Solo reía. Su hermana me miraba con infinita tristeza.

–       Tomando el solecito – atinó ella a decir.

Me agaché, le abracé y le di un beso. Era la primera vez que le besaba, fue la última vez que 10-10 luchale vi. No sé porqué lo hice, de hecho debido al pánico y la desinformación existentes en torno al sida, me tiré varias semanas preocupado por aquel beso. Tonto de mi.

–       ¡Te veo bien! … ¡Adiós Rober! – me levanté y me fui.

 

El camino es duro, largo, sufrido… y recto.

Nota: en negrita el peqeño texto, con foto incluida, que os envié via Facebook al final de aquella jornada por la meseta castellana.

Anuncios

Acerca de Santiago TO Santiago

La vida te mata y te da vida... las autopistas se convierten en veredas que obligan a sacar lo mejor de tí....
Esta entrada fue publicada en Caminando y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s