Los ángeles del camino (Etapa 10 – 5 de octubre)

05-10 amanecer  villafranca¿Conocer a Bojan en el autobús de Pamplona a Saint Jean, fue casual o causal?

¿Cuándo aquella mañana, todavía oscura, en la puerta del albergue nos disponíamos a salir y le dije a Bojan – sigue tú, ahora te alcanzo que voy un momento al servicio- y ya no le vi más, fue casual o causal?

De esa forma tan sencilla, nos conocimos y nos separamos. Cuando me puse en camino, no creo que Bojan me llevara más de un minuto de adelanto, pero con las prisas por alcanzarle me equivoqué al salir.  Cuando me di cuenta, volví sobre mis pasos hasta el albergue para retomar la senda correcta. Entre una cosa y otra perdería un cuarto de hora. A media mañana, en una recta inmensa me pareció verle a lo lejos. ¿Casual o causal?05-10 caminando

Yo sabía donde tenía previsto pernoctar, por lo que decidí caminar con calma. Cuando llegué al albergue, vi ropa tendida, me pareció la suya, inicié mi rutina, lavar la ropa, ducharme, poner en orden mis pensamientos y escribiros algunos de ellos, hablar con otros peregrinos, descansar un poco. Serían las siete de la tarde, era un lugar con escasa cobertura telefónica, de tal forma que el SMS me entró con varias horas de diferencia. Bojan me indicaba que continuaría hasta Burgos, unos 14 kilómetros más, donde me esperaba. Pero el mensaje llegó tarde ¿Casual o causal?

Aquel día os escribí sobre el voluntariado, la solidaridad y la necesidad de ayudarnos. Creo que hoy, en medio de esta brutal crisis, aquella reflexión está si cabe aún más vigente que nunca.

Ya os dije que el Camino no es más, ni menos, camino que otro. Tierra, asfalto, piedras, como todos. También os dije que era la energía, la ilusión y el espíritu, que emana en general de los peregrinos, los que le confieren a este Camino a Santiago algo especial, mágico. Pero quizás quienes mejor representan la esencia de cada metro de este peregrinaje son los hospitaleros y hospitaleras, voluntarios de todo el mundo que te esperan con una sonrisa y dispuesto a ayudarte al final de cada jornada en los albergues municipales y en los parroquiales.

Bojan y yo

Bojan y yo

La mayoría han hecho el camino, quedaron prendados de él y han decidido ofrecer parte de sus vidas en la atención al peregrino. El mundo está lleno de voluntarios y voluntarias que deciden entregar lo mejor de ellos en el servicio a los demás, de hecho en Jerez hay muchas personas y colectivos que, sin contraprestación alguna, dan lo mejor de si por los demás.

En esta época de crisis deberíamos reivindicar el voluntariado, incluso el “no oficial”, ceder el asiento en el autobús o indicar la dirección a un turista despistado. Cada gesto de estos que hagamos desinteresadamente nos reportará satisfacción y alegría. Así me lo decía Luis un hospitalero de 65 años natural de Elche con el que compartí una interesante conversación en mitad de la noche cuando el resto ya dormían.

Ya os digo que no hace falta hacer el Camino para descubrir esto, pero muchas veces la monotonía de nuestras vidas nos impide ver los maravillosos ejemplos que nos dan estas personas.

No os podéis imaginar cuanto se agradece un vaso de limonada y una galleta al final de una jornada entregada con una sonrisa de un señor canadiense que te dice algo, que aunque no lo entiendes, SÍ LO ENTIENDES.

Pero creo que no solo deberíamos ayudar más, sino  que deberíamos aprender a recibir con alegría. Dar y recibir sin contraprestación, sin que nadie le deba nada a nadie. Aquí en el Camino los hospitaleros son nuestros  ángeles de la guarda.

Por cierto, por si alguien cree que voy de rodillas a Santiago o levitando, solo recordar que aquí andamos, cagamos, meamos, comemos, bebemos e intentamos dormir igual que en todos sitio. Solo la distancia, el esfuerzo diario, la reflexión y el intercambio de experiencias me hacen escribir estas cosas.

Besos desde el Camino.

Lo he dicho, lo digo y lo repetiré. El camino, nuestra vida, solo puede ser 30-09 camino rectorecorrido, vivida por nosotros. Nuestro camino, nuestra vida se cruza con las de muchas otras personas, pero aunque creamos que se trata del mismo camino, no es así, solo son tramos, más o menos largos, duraderos, coincidentes. Disfrutemos los tramos comunes con esa gente maravillosa  que se nos aparece y andemos espabilados con ese otro grupo de personas que hacen su camino en  base al daño ajeno.

 

 

26-09 BojanFueron solo unos días al lado de Bojan, fueron unos días maravillosos, de paz, de armonía que me ayudaron a dialogar con mi crisis, a mirarla a la cara sin temor. ¿Casual o causa?

Nota: en negrita el texto que os dejé en Facebook desde Cardeñuela

Anuncios

Acerca de Santiago TO Santiago

La vida te mata y te da vida... las autopistas se convierten en veredas que obligan a sacar lo mejor de tí....
Esta entrada fue publicada en Caminando y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s