Allá Vamos (Etapa 0 – 25 de septiembre de 2012)

El viaje se desarrollaba en tren la mayor parte del trayecto. Jerez – Madrid- Pamplona y desde ahí un autobús hasta Saint Jean. Todo era nuevo para mi, finalmente había decidido, también a última hora, también intuitivamente, que haría el camino francés empezando en ese último pueblecito de Francia. Era mi última “locura” porque no me había preparado físicamente y además, siempre barajé hacer unas 10 0 15 etapas, con esta decisión me enfrentaba no solo a unos 800 kilómetros, sino quizás, lo más duro para mi, un mes aproximadamente fuera de casa.

Vista de Saint Jean mientras íbamos camino del albergue

Vista de Saint Jean mientras íbamos camino del albergue

Esa era la denominada Etapa 0, en principio no había marcha atrás, el gasto estaba hecho, el viaje iniciado, el primer paso estaba dado, aunque no se tratara de un paso físico, sino fuera de un viaje sobre ruedas. Eran las primeras horas, la ideas, las sensaciones, las emociones empezaban a brotar en mi interior. Si algo había notado era que mi mente, mi corazón, estaban abiertos, receptivos, deseando percibir, sentir, tal y como ya reflejé en mi primeras palabras desde el la distancia.

“Lo dicho, Santiago TO Santiago, salida de la Estación
de Jerez a las 6:15 de la mañana y llegada a Saint Jean de Pied de Port en el Pirineo francés hace un rato. Estoy “reventao” y no he empezado.

En el ultimo trayecto, en bus desde Pamplona, íbamos un esloveno, una americana y el de “… Las papas enteras”

Cada cambio en la vida es una oportunidad para crecer, para ser feliz y sobre todo para reír más, porque todo es nuevo.

 Viendo en el tren la película ARRUGAS he reafirmado el deseo de disfrutar de la vejez de mis padres. Vivimos muy rápido, demasiado, nos perdemos lo mas sencillo y hermoso.

Mi mochila esta llena de vosotros, gracias por tanto cariño recibido.

Besos y abrazos…”

Los novatos nos reconocemos con la mirada. Nos ha pasado en el instituto, en la universidad, en el equipo, en la mili, solo mirarnos ya nos unía el miedo y el desconocimiento. Eso me nos pasó a Paco y a mi al bajarnos del tren en Pamplona.

-¿Vas a la estación de autobuses?

– Sí.

–     ¿Vamos juntos?

–     perfecto – justo en ese momento nos escucho José quien se sumo al grupo.

Fueron los primeros compañeros de viaje, con ellos compartí un café y las primeras inquietudes sentados en la estación de autobuses de Pamplona. Ellos siguieron hasta Roncesvalles, aunque más tarde los volvería a ver en el Camino. Pero realmente mi primer gran encuentro fue con Bojan el esloveno. Peregrino experto en el Camino de Santiago. Solo éramos tres en el autobús hacia Saint Jean, él hablaba bastante bien el español, irradiaba armonía. El Camino me regaló a Bojan. Ahora que lo pienso, no pude haber tenido mejor entrada en el Camino. Bojan me sirvió de guía, de maestro, debo mucha parte de las satisfacciones que el Camino me otorgó a mi querido esloveno.

Nota : En negrita aparece el texto original que compartí aquel día en Facebook

Anuncios

Acerca de Santiago TO Santiago

La vida te mata y te da vida... las autopistas se convierten en veredas que obligan a sacar lo mejor de tí....
Esta entrada fue publicada en Caminando y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s